septiembre 22, 2021

NSTM Planet

The Truth and Decentralization

Dilema y prejuicio: El mundo de los videojuegos

Durante mucho tiempo hemos escuchado a las generaciones pasadas, véase nuestros padres, tíos o abuelos, hablar a cerca de lo dañinos que son los videojuegos, o cualquier objeto de entretenimiento que tenga que ver con la tecnología, se ha infundado, tanto así que jóvenes que vienen de familias tradicionales, acarrean este miedo hasta el presente. Al igual que un capitulo de la rosa de Guadalupe, que utilizan algo cotidiano y lo pintan como peligroso, es proporcional a lo que hacen personas sin conocimientos difundiendo el miedo hacia la comunidad gamer. Razón por la cuál es indispensable la cultura de la reeducación, y es que en la actualidad muchas cosas que antes se creían ciertas, han sido desmentidas y entre una de las aristas están los videojuegos, dicen que vuelven vuelven violentos a los jóvenes, cuándo la verdad es que es lo opuesto a eso, ya que los seres humanos tienden a ser violentos por naturaleza, por instinto, y los videojuegos han servido para canalizar eso, por otra parte, el país con más jugadores digitales, virtuales, Japón, no han experimentado problemas grandes de violencia relacionado con los videojuegos, claro que los hay, casos aislados, pero es porque las personas que los cometen a menudo tienen problemas mentales, o vienen arrastrando traumas de familias disfuncionales, tal y como ocurre en muchas zonas norteamericanas, yo creo que más que los videojuegos como muchos lo tildan, tiene que ver con la educación y las sociedad, si las sociedades son violentas, o promueven el uso de armas en la población, es muy obvio que la maldad hará de las suyas, ya que si le das a alguien malvado la posibilidad de hacer daño, lo hará sin pensarlo, esto también tiene un trama profundo con la salud mental.

Es extremadamente indispensable que se apueste por mejorar los sistemas de ayuda psicológica para personas que sufren enfermedades mentales, ya que en casi todos los países este tema sigue siendo un tabú, y el conflicto de echarle la culpa a la tecnología seguirá, más aún por parte de personas incapaces de aceptar que los problemas de sus hijos vienen de raíces meramente familiares o sociales, y no tecnológicos, echarle la culpa al entretenimiento, es una forma fácil de evadir la realidad y no hace más que agravar el problema inicial.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: