septiembre 22, 2021

NSTM Planet

The Truth and Decentralization

La fruta caída y el desequilibrio ambiental

Caminando junto a las nuevas generaciones, puedo observar como el cambio climático en la actualidad es un monstruo que debemos combatir, dejados a la suerte y al tiempo, el excesivo y no controlado gasto del pasado nos ha convertido en esclavos de la reparación, en la forma en la que debemos actuar, que nos implica dejar muchos tipos de placeres para intentar componer un planeta con excesos que lo consumen, industrias que ensuciaron nuestras aguas, reduciendo la calidad de vida de cientos de millones de personas, pero que hoy se pintan cómo amigables y ecológicas, son claros ejemplos de la doble moral de la nula conciencia del cuidado y la conservación, ahora sobre nuestros hombros pesa la responsabilidad del casi imposible cambio.

¿Es suficiente el uso de energías limpias? No, no es suficiente, cae en la profunda insuficiencia y nos arrastra a vernos obligados a una autoeducación climática, que pone en duda todo lo que hemos aprendido en los primero años del siglo, dónde se le restó importancia al cuidado del clima, hoy sólo se ha convertido en una obligación moral de subsistencia, para asegurarnos que el futuro no este marcado por la muerte, el dolor y la desaparición de pueblos enteros. La insignificancia y la falta de conciencia nos doblega a una nueva visión.

La inundaciones cada vez más agresivas en múltiples partes alrededor del mundo, no son una coincidencia, se está empeorando, es cómo si las acciones del pasado hubiesen tirado todas las frutas y se comieron las mejores, y dejaron en el piso las menos atractivas, y a está nueva generación le tocase levantarlas, pero no para comérselas, sino para quitarles las semillas y tratar de que vuelvan a crecer árboles, en un ambiente hostil.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: