septiembre 12, 2021

NSTM Planet

The Truth and Decentralization

La Interseccionalidad y Los Juegos Olímpicos

Existen todo tipos de discusiones a cerca de los Juegos Olímpicos, y la permisividad, siempre han habido y de hecho se mantuvieron reglas durante décadas, pero ahora en un mundo post pandemia y multidisciplinario, los tintes de la vida son otros. Más diversos y abiertos a la compresión colectiva global, y con el deporte no es distinto. Durante muchos juegos se han descalificado a mujeres por lucir con más masculinidad de lo normal, y hombres por notarse rasgos afeminados. En la actualidad el paradigma ha cambiado, y aunque ahora se dice que se permite, lo cierto, es que durante la historia de los juegos olímpicos han habido personas con todo tipo de afinidades, personalidades, y características, pero tenían que guardar silencio, porque en su momentos la mayoría de países en el mundo iban con políticas extremadamente arcaicas.

Aunque desde Brasil 2016 ya se permitían personas trans, recién en este año, han podido entrar a participar dos personas transgénero, Quinn mediocampista del equipo femenino de fútbol de Canadá, y Laurel Hubbard, quién representa a Nueva Zelanda en el dominio de levantamiento de pesas. Esto es un logro inmenso para las comunidades trans, pues si una mujer quería participar en un campeonato olímpico, sólo se permitía un rango de testosterona, pero en la actualidad aunque se permite, es más adaptado hacia los tipos de feminidades existentes. Porque si nos colocamos en contextos, si las discusiones están centradas en las corporalidades ¿Por qué sólo se tratan a las corporalidades transgénero? Cuándo existen múltiples tipos de cuerpos, en mujeres y hombres cisgénero, Y ahora vamos más profundo, y es que ¿Por qué no se discute algo que está más presente y afectado el desarrollo correcto de los jugadores de decenas de países? Y es que por desigualdad en la economía y en la historia de muchos países, existen corporalidades distintas, y no se discuten. Pues los atletas de países desarrollados acceden a entrenamientos de calidad, cuentan con seguro médico, remuneración económica alta, esto flaquea en comparación con los países del sur, dónde la corrupción se ve reflejado hasta en el trato de sus deportistas.

Pero todavía queda mucho por hacer para que exista una real inclusión en los juegos olímpicos, y es que hay que recalcar que las reglas que limitan la justicia social, excluyen, pues tal cómo le ocurrió a la deportista Caster Semenya, que no es trans, pero por tener elevada la cantidad de testosterona, le dijeron que no podía participar, con la excusa de que tenía una ventaja natural sobre las otras competidores. Y esto es algo que ocurre muy comúnmente con las mujeres deportistas, porque a los hombres que a los campeones de basquet, o volley, no les dicen que no pueden participar por tener una ventaja natural con la altura, o el tamaño de sus brazos. Lo que más tristeza da, es que muchas organizaciones sociales no salieron a defender a Caster, y una de las probables razones sea el racismo, pues ella es una mujer negra. Y es que aparecieron muchas más personas que no eran trans, que no les dejaron estar en femenil por su grado de testosterona. Por tal razón siempre he creído que muchas de las leyes que excluyen a comunidades, afectan más fuera de la comunidad que dentro de ella, porque los seres humanos somos distintos y tenemos rasgos de todo tipo.

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: