¿Alguna vez han tenido un premio y han sentido el no merecerlo por cuestiones ajenas a por qué tuvieron aquel logro? A veces nos confundimos y no encontramos respuesta a porque nos sentimos así, incluso si nos hacen ver lo mucho que hemos luchado para ganar. Esto tiene un nombre, se llama el síndrome del impostor o síndrome del auto-fraude, acuñado en una inmensa cantidad de referencias psicológicas a lo largo de la historia moderna, narrado como una condición psicológica muy común que sufren las personas con alta capacidad intelectual y de gestión, y es que va de eso, es el sentimiento que se tiene cuando ganamos algo y creemos no merecerlo por cuestiones inconscientes ya sea del autoestima, el sentir lástima hacia los que perdieron, o desmerecer nuestro esfuerzo. Esto ocurre porque la vida y el mundo no son justos, nunca lo han sido, y siempre estarán lejos de serlo, y al entender eso, y ver que es muy común que gente incompetente esté en altos cargos o ejerciendo gerencia en empresas importantes. Incluso en la televisión desde que somos pequeños vemos como las peores decisiones posibles son tomadas por personas de poder, y es que la gente inteligente a menudo analiza más, son más precavidos, observan posibilidades, y mientras ocurre ese proceso mental, las oportunidades se pasan, en cambio los ignorantes a todo le dicen que sí, a pesar de no saber absolutamente nada, pero dan la impresión de que son capaces, entonces toda esa impresión, hace que los correctos fracasen, y los incapaces triunfen. Y cuándo alguien correcto triunfa, no se lo puede creer, es más, cree que no es suficiente y que aquel galardón se lo merecía otra persona, es indispensable conocerse a uno mismo, para así evitar sabotearnos, a menudo es cuestión de miedo.

Se puede entender más a algo que tiene connotaciones de psicología colectiva, y es que mientras más cosas ignoras, más probabilidades tienes de lanzarte al vacío de las circunstancias sin cuestionarte una sola situación, por contrario aflora la duda. Así que cada vez que te ganas algo o te reconozcan un logro y empiezas a sentirte mal, debes primero aceptar cuáles son tus sentimientos, y segundo recordar cuál es la razón y la lucha que te llevó hacia eso, sí, el mundo es un lugar muy injusto, pero podemos luchar para que cada vez sea un poquito más justo, y el cambio real empieza por nosotros mismos.

Por Néstor

Un comentario en «El síndrome del impostor»

Deja un comentario

Translate »