En las guerras se necesitan militares para defender a las naciones de los oponentes, a los militares se les enseña que deben amar a su patria y defenderla hasta el fin, en los países donde es una opción el postularse al servicio militar, uno va porque ama a su patria y se prepara porque sabe que en algún momento podría ir a un conflicto mayúsculo, que entre todas las posibilidades el defender a su país podría estar el morir por él, esto es algo que saben y tienen como bandera todos los que se meten para soldados, lo cierto es que ya ellos vienen con la filosofía de la lealtad y un nacionalismo correcto para el papel que desempeñan. Haciendo analogía con la actual crisis sanitaria global que atravesamos, podemos decir que una gran parte de médicos actos para ejercer su profesión en Latinoamérica decidieron no servir, personas ya en altos grados académicos, ya graduados, incluso con especialización en virología, decidieron retirarse y no estar en primera línea en la guerra contra al Covid19, mientras en Europa y Asia miles de doctores morían atendiendo a sus pacientes aunque ellos decidían no tratarse con tal de que sus pacientes tengan las escasas medicinas, en América latina tomando como Ejemplo Ecuador, muchos médicos no asistían, no atendían a llamados, o decidían lucrarse con la venta de insumos robados, el país en el auge de la crisis se encontraba escaso de doctores, y esto tiene sus raíces en el fallido sistema educativo universitario.

Con los exámenes de ingreso a las universidades públicas, muchos jóvenes tuvieron que aceptar los cupos que les otorgaban los ministerios de educación a carreras que ellos no querían pero según las calificaciones que les había arrojado el examen de admisión estaban acordes a determinada carrera, eso causo tanto daño, porque implicaba tener profesionales capaces pero infelices, y para ejercer profesiones como la medicina, hace falta tener la vocación, es más hacía falta que la materia de filosofía estuviese hasta el final, porque al igual que un soldado sabe que de ir a la guerra podría morir, un medico sabe que de haber una pandemia la muerte también estaría latente, entonces si observamos esto a profundidad muchas cosas fallaron simultáneamente, no existía vocación, ni preparación en la mayoría de nuevos profesionales, una de las tantas razones por las cuáles hicieron falta más médicos.

Luego de analizar esto, he logrado entender algo en particular, todas facultades de la educación están interconectadas hasta tal punto, que si no enseñas a los futuros profesionales a amar su profesión, o a entender sus riesgos, caes en que el margen de error para tratar casos masivos de sanidad, sean ineficientes, además que todo lo anterior se combinó con la falta de pagos a los que si estaban en primera línea enfrentando al virus. Esos son los resultados de tomarse en serio las gestiones gubernamentales, de crear arquetipos estudiantiles y filosóficos muy débiles, Latinoamérica principalmente necesita fuerza, unión y decisiones precisas para hacer frente a futuras catástrofes.

Por Néstor

Un comentario en «Medicina y ética: Un sistema de educación corrupto»

Deja un comentario

Translate »