Sí observas tu entorno detenidamente, encontrarás detalles imperceptibles para el resto, ya que la forma en que tu cerebro interpreta y observa el ambiente es distinta, aunque sólo sea por rasgos minúsculos a lo que observan los demás, cuándo la normativa es en ni siquiera pensarlo o observalo, porque le quitamos importancia. Con la tecnología, hemos podido entender el comportamiento de la naturaleza, por ejemplo, para poder tener datos exactos del proceso de migración de las aves, científicos en un momento determinado decidieron colocar imperceptibles censores GPS, para de tal manera hacer un seguimiento, la distancia que recorrían, para poder así conocer las razones de aquellas migraciones. El tipo de tecnología con visión artificial que se ha empezado a usar con fines de investigación, no es para los animales, es para potencialmente ser tecnología de venta para empresas que busquen vender seguridad informática y bienestar, usada para humanos.

La paradoja de la privacidad, explica cómo los seres humanos decimos valorar el real peso de nuestros datos, incluso estar dispuestos a defenderlos, pero a rasgos mayores, los cedemos inconscientemente, sabemos que las aplicaciones de citas y videos entretenidos recopilan nuestra información, pero mucha más información que habíamos permitido otorgarles, a pesar de conocer que son usadas de manera indiscriminada, nos volvemos incapaces de renunciar a las redes sociales y a sus servicios, incluso si leemos y vemos noticias de cómo utilizan nuestros datos para beneficiar tendencias políticas, es un tiempo para asimilar que nuestra privacidad ya no existe de la manera en la que estaba planteada antes de la era digital, y que para enfrentarnos a eso, harán falta regulaciones, tales cómo las que está tomando la Unión Europea. La cuál protege de manera rígida los datos de sus ciudadanas, opuesto a lo que ocurre a China, que utiliza los datos para el control poblacional.

Ya es un hecho que aceptamos el ceder nuestros datos, porque ya es una necesidad el acceso al internet y sus beneficios en comunidad, pero lo cierto es que cómo todo, es un arma de doble filo que podría ser usada en futuro no para nuestro beneficio, por ende, y quizás, la mejor manera de llevar la fuga de datos, es conocer el como proteger nuestra información, limitar la información, y entender cuándo nos volvemos presas de los distintos algoritmos de retroalimentación.

Por Néstor

7 comentarios en «Visión artificial: La paradoja de la privacidad»
  1. lo privado
    todos piensan
    el exterior
    nuestra propiedad
    pero no eso
    quien se esta muriendo de hambre
    y no tiene nada

    como si tuviéramos
    con una maquina
    conciencia
    entendida como fuera
    allí en la gente
    intervenido profundamente

    quien esta mision
    así que entiende
    él se gusta a sí mismo
    antes de todo poder
    El seductor
    sentir como nada

    el celestial
    Emperador de China
    piensa que el alma
    el humano
    hasta su final
    La gente
    alrededor de la
    globo
    poner a la venta

    se vuelve como nosotros
    todo llegará a su fin

    todo
    incluso a pequeña escala
    lo que nosotros
    anunciar
    No pertenece
    más a nosotros mismos

    tu propia alma
    entendemos
    ni siquiera nosotros mismos

Deja un comentario

Translate »